jueves, 31 de agosto de 2017

Soñado el 29 de Agosto 2017

Nos preparamos para lo peor, las profecías se cumplen. Se siente un ambiente de tensión, todos esperamos una tragedia. Nuestras ropas están hechas de telas blancas, y usamos bolsos de cuero. Las casas son de piedra blanca, construcciones hermosas. Somos una civilización antigua.



Comienza el cataclismo, todos corren en dirección al valle. Terremoto y tsunami. Mi grupo encuentra una salida viable. Está lleno de agua, se forman estanques en la ciudad, es agua cristalina. Nos lanzamos desde gran altura hacia el agua. Nadamos rápidamente hacia la salida principal de la ciudad. Las puertas están abiertas, se ve como la gente corre desesperada hacia los bosques.

Me despido de mi familia, y una mujer me dice, ¿recuerdas el legado?, yo le respondo que sí, es el cristal heterogéneo, las virtudes.

Despierto...


miércoles, 30 de agosto de 2017

Sumergiéndonos en el Cannabis sativa L. Capítulo 2 Tetrahidrocannabinol (THC)

Capítulo 2
Tetrahidrocannabinol (THC)



Está ampliamente aceptado que el THC es el fitocannabinoide más importante, tanto por su alta abundancia en la especie botánica Cannabis sativa L. como por su elevada potencia de acción.

El THC fue identificado hace cinco décadas por Gaoni y Mechoulam como principal componente psicoactivo del Cannabis sativa L., utilizado en preparados empleado en rituales, con fines terapéuticos y lúdicos, durante miles de años. 

Es altamente insoluble en agua, su metabolismo es extremadamente rápido aunque persiste en el plasma por 72 horas luego de una dosis intravenosa y puede acumularse en ciertos órganos.

Ya están disponibles como medicamentos, registrados en varios países, tanto el THC sintético como el cannabis herbal con calidad farmacéutica y formulaciones de extractos de cannabis bien definidos.

Amplios estudios sobre la farmacodinamia y la farmacocinética del THC han establecido que los efectos centrales y periféricos del THC están mediados principalmente por los receptores CB1 y CB2, pero la evidencia cada vez mayor indica que otras dianas también están involucradas en la farmacología multifacética del THC y otros cannabinoides.

Metabolismo del THC

El THC puede sufrir oxidaciones en sus carbonos 8, y 11, además de oxidaciones en la cadena lateral de 5 carbonos, y en C1-OH se une el ácido glucurónico.



El THC sufre oxidaciones mediadas por el citocromo P450, dando lugar al 11-nor-9-carboxi-THC (THC-COOH), metabolito no psicoactivo. Este abundante metabolito se ha convertido en marcador urinario establecido del consumo de cannabis en análisis forenses, clínicos y ambientales. Algunos estudios han probado el efecto del THC-COOH en la biosíntesis de las prostaglandinas y otros eicosanoides, en los nervios sensoriales sensibles a la capsaicina, en la P-glicoproteína transportadora de múltiples fármacos, en los receptores cannabinoides y estrógenos in vitro, así como por sus efectos anti-cataléptico, analgésico, inhibidor del factor activador de las plaquetas y antiinflamatorios in vivo; el THC-COOH también ha sido descrito como bloqueante de ciertos efectos del THC en el comportamiento de roedores.


Receptor cannabinoide tipo 1 (CB1)

El receptor cannabinoide tipo 1, CB1, es especialmente abundante en áreas del sistema nervioso central implicadas en el control de la actividad motora (ganglios basales, cerebelo), memoria y aprendizaje (corteza, hipocampo), emociones (amígdala), percepción sensorial (tálamo) y diversas funciones autónomas y endocrinas (hipotálamo, médula), lo que lógicamente explica que los endocannabinoides modulen estos procesos y que el consumo de marihuana interfiera con ellos. El receptor CB1 está presente también en las terminales nerviosas periféricas que inervan tanto la piel como los tractos digestivo, circulatorio y respiratorio, así como en numerosas tejidos y órganos como endotelio vascular, hueso, testículo, útero, ojo, hígado y tejido adiposo.


Los endocannabinoides actúan entonces como mensajeros químicos retrógrados, uniéndose a receptores CB1 de la neurona presináptica, lo que conlleva por ejemplo que se dificulte la entrada de iones calcio (por cierre de canales de calcio sensibles a potencial) y se facilite la salida de iones potasio (por la apertura de canales rectificadores de potasio sensibles a proteínas G). Ello impide la despolarización de la membrana y los procesos de exocitosis, y así se bloquea la liberación de neurotransmisores como el glutamato o el GABA (ácido gamma aminobutírico). La acción neuromoduladora de los endocannabinoides finaliza mediante su recaptura celular a través de sistemas de transporte de membrana plasmática y su posterior degradación intracelular, que corre a cargo de una variada familia de lipasas entre las cuales la amidohidrolasa de ácidos grasos (FAAH) y la monoacilglicerol lipasa (MAGL) son las mejor caracterizadas para la anadaminda y el 2-AG, respectivamente.

En el cerebro, los receptores CB1 se expresan también en astrocitos, donde podrían controlar el aporte de nutrientes a las neuronas y mediar procesos de intercomunicación sináptica entre ambos tipos de células, así como en células del endotelio vascular, donde su activación induce vasodilatación.

Cannabinoides sintéticos

Se han obtenido en el laboratorio diversos análogos sintéticos de los cannabinoides naturales, tanto de la planta como de los endocannabinoides, que muestran una especificidad y potencia de acción mucho más elevadas, y entre cuyos representantes el WIN-55,212-2 y el HU-210 son los más empleados como herramientas farmacológicas en la investigación sobre cannabinoides.

Aplicaciones

La marihuana y sus preparados se han empleado en medicina desde milenios, y los descubrimientos recientes han contribuido al renacimiento de su estudio, de sus posibles propiedades terapéuticas, lo que constituye hoy en día un amplio campo de debate científico y clínico.

En algunas patologías se ha puesto de manifiesto que existen cambios en la expresión de receptores cannabinoides y/o en los niveles de endocannabinoides en ciertas zonas del cerebro, lo que justificaría el estudio farmacológico de este sistema.

Patologías tratables con Cannabis:
  • Esclerosis múltiple. Se encuentra registrado el medicamento Sativex como útil en el tratamiento de esta enfermedad. Mejora los síntomas de espasticidad, dolor, uso de extremidades, destreza, capacidad funcional, calidad de vida y carga sobre los cuidadores.
  • Dolor crónico.
  • Neuroinflamación.
  • Protección neuronal en daño cerebral y enfermedades neurodegenerativas.
  • Extinción de memorias aversivas, en estrés post-traumático.
  • Trastornos alimentarios y metabólicos.
  • Trastornos compulsivos.
  • Adicción a drogas.
  • Náuseas y vómitos asociadas a quimioterapia en pacientes con cáncer o SIDA.
  • Dolor neuropático.
  • Espasmos y temblores.
  • Traumatismo craneal.
  • Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Referencias:

"Endocannabinoides: un nuevo sistema de comunicación en el cerebro". Manuel Guzmán e Ismael Galve-Roperh.

"Tetrahidrocannabinol-Cannabidiol En el tratamiento de la espasticidad de la EM" Informe de la Comisión de Farmacia. Hospital Reina Sofía Córdoba.

"11-Nor-9-carboxi-delta9-tetrahidrocannabinol, un ubicuo cannabinoide aún bajo investigación. Una revisión de la literatura". 2014. Mini-revisión. Asociación Internacional por los Medicamentos Cannabinoides.

"Physicochemical Properties, Solubility, and Protein Binding of delta9-Tetrahydrocannabinol". Edward R. Garret and Anthony Hunt. Journal of Pharmaceutical Sciences. 1974.

jueves, 24 de agosto de 2017

Sumergiéndonos en el Cannabis sativa L. Capítulo 1 Cannabinoides

CAPÍTULO 1
CANNABINOIDES


Para comprender mejor cómo funciona el Cannabis sativa L. en nuestro cuerpo he decidido escribir por capítulo las partes que componen este enigmático sistema de regulación y homeostasis. 

En primer lugar es básico comprender que el sistema cannabinoide, que regula la homeostasis de nuestro cuerpo, funciona a través de la interacción de moléculas, llamadas cannabinoides, que se unen a un receptor, llamados receptores cannabinoides (CB), y este receptor a su vez efectúa algún cambio en otras moléculas y así sucesivamente hasta manifestarse algún efecto fisiológico.


Endocannabinoides

Son las moléculas cannabinoides que interactúan con los receptores CB. Estas se encuentran en el cuerpo humano, pues poseemos los sustratos y enzimas para sintetizarlas. Son sustancias naturales, cuya estructura química se puede apreciar en la Tabla 1. Anandaminda y 2-AG son los endocannabinoides más estudiados, y se ha descubierto que regulan procesos clave en las neuronas y sistema inmunológico.

A simple vista no poseen estructura análoga con los fitocannabinoides que describiré a continuación.

Fitocannabinoides

Se han descrito al menos 66 moléculas de este tipo en la especie botánica Cannabis sativa L., las más estudiadas por su potencial terapéutico son Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD). Pueden unirse a los receptores CB de nuestro organismo, y provocar un efecto agonista o antagonista en CB. Se cree que CBD antagoniza el efecto psicotrópico de THC, ya que ambos fitocannabinoides pueden unirse a los 2 tipos de receptores CB más estudiados, aunque cada molécula posee una afinidad diferente hacia cada receptor.

Receptores Cannabinoides (CB)

Son proteínas de 7 dominios de transmembrana, esto quiere decir que cuentan con 7 subunidades que atraviesan completamente la membrana plasmática de las células que los contienen. Se han descrito más de 2, pero los más estudiados son el Receptor Cannabinoide Tipo 1 (CB1), y el Receptor Cannabinoide Tipo 2 (CB2).

El THC presenta una afinidad mayor por el CB1, mientras que el CBD es más afín por CB2.

El CB1 se encuentra en mayor cantidad en el sistema nervioso central, en cerebro y en neuronas presinápticas, regulando la secreción de neurotransmisores, y otros procesos de corrientes iónicas. Así el THC, que posee más afinidad por este receptor, es el responsable de las propiedades psicotrópicas de la planta Cannabis sativa L., alterando la percepción de la realidad en los pacientes que consumen esta especie. Si bien la dosis determina cuan pronunciados pueden ser estos efectos, los fitocannabinoides son moléculas altamente lipofílicas, se almacenan en los adipocitos, así que su efecto puede ser prolongado en el tiempo aunque la dosis administrada sea única, representando esto una ventaja para dichos pacientes, pues el tratamiento resultaría menos oneroso.

CB2, en cambio, se concentra en el Bazo, órgano clave en la respuesta inmune, y también en las mismas células que conforman el Sistema Inmune, las células B, células T, monocitos, entre otras. El CBD podría modular la respuesta inmune, siendo una gran ventaja en aquellos pacientes que padecen patologías de tipo inflamatorias, exacerbación inmunológica, etc.

Propiedades Farmacológicas de los cannabinoides

Estas dependen únicamente del receptor al que se unen y si son agonistas o antagonistas de él. Mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces y microorganismos como las bacterias también poseen receptores capaces de interactuar con los fitocannabinoides, y en ellos se ha estudiado efectos como el antibiótico, inhibición del quorum sensing, entre otros.



En los seres humanos se destaca el alivio de dolor neuropático, alivio del dolor muscular, alivio del dolor articular, anti-inflamatorio, tratamiento del glaucoma, orexígeno, anti-emético, mejora los síntomas de la depresión, tratamiento de colitis inespecífica, relajación, inducción del sueño, alivio de los síntomas postquimioterapia. Históricamente se ha usado como antibiótico y/o potenciador de antibióticos clásicos, como potenciador sexual, facilitador de la meditación, facilitador de la conexión espiritual con los principados celestiales, medicina espiritual, alimento, materia prima textil, etc.

Los usos del Cannabis sativa L. a lo largo de la historia son múltiples, ya he descrito variados usos en "Historia del uso del Cannabis sativa L." en cortos capítulos. Para agrupar los usos diremos que se utiliza con fines de investigación, fines medicinales, espirituales y recreativos.

En algunos países se han registrado medicamentos en base a cannabinoides. En Chile, los profesionales médicos pueden recetar productos farmacéuticos formulados en base a cannabis, pues se encuentra en la Lista II del Título V del reglamento de Psicotrópicos y Estupefacientes. Y los productos que actualmente cuentan con Registro Sanitario son onerosos, muy caros para los pacientes. De ahí que diversas organizaciones pro-cannabis promuevan el cultivo de la planta para uso personal-medicinal. En Chile, la Fundación Daya, está marcando la pauta en el uso con fines de investigación y fines medicinales, contando con los permisos del Servicio Agrícola y Ganadero para el cultivo de esta especie botánica.


En el próximo capítulo nos adentraremos en el THC, análisis de su estructura química, metabolismo, concentración en distintos cultivares y partes de la planta Cannabis sativa L., potencial efecto terapéutico, receptor CB1 y algo más.

Un cálido abrazo...